Viajes con personalidad y estilo en las Hospederías de Castilla-La Mancha

Los grandes viajes son grandes experiencias transformadoras, sí, pero… ¿qué sería de nosotros sin las pequeñas grandes escapadas? Hoy os quiero hablar de uno de estos viajes cercanos que nos llevan a conocer mejor entornos que nos rodean y que son un verdadero oasis de cultura, gastronomía y desconexión a sólo unas horas de casa: se trata de Castilla-La Mancha.

Viajes con personalidad y estilo en las Hospederías de Castilla-La Mancha

Como habréis tenido oportunidad de seguir a través de mis redes sociales, en estas semanas pasadas he tenido la suerte de recorrer algunos de los rincones más bellos de Castilla-La Mancha. Desde la monumentalidad de Toledo hasta el encanto de Cuenca, pasando por el tesoro ambiental de los Parques Naturales de Las Tablas de Daimiel y las Lagunas de Ruidera, y siguiendo durante unos días los pasos de nuestro gran hidalgo Don Quijote para sumergirme en la cultura manchega.

En todas las etapas de esta pequeña escapada he tenido un denominador común que me ha encantado: alojarme en las Hospederías de Castilla-La Mancha.

Se trata de un concepto viajero que me ha conquistado: son un grupo de alojamientos que aúnan calidad, singularidad y excelencia para ofrecer al visitante una experiencia única. Todas las hospederías comparten el hecho de ser alojamientos tradicionales, con un gran valor arquitectónico. Como os podéis imaginar, traspasar sus muros es hacer una especie de viaje en el tiempo, en el que sientes que retrocedes siglos para ser espectadora de excepción de momentos mágicos.

Y todas las hospederías comparten otra característica: se ubican en entornos de gran valor paisajístico, monumental o natural y destacan por su espectacular arte culinario. Así, encontramos:

En el Molino de Alcuneza en Sigüenza (Guadalajara) todo es paz. Este precioso Relais & Chateaux ubicado en una casona de piedra, que antiguamente surtía de harina a Sigüenza, parece detener el tiempo. Si queréis relajaros, nada como disfrutar de su spa y después deleitarte con una cena slow food en su restaurante, regentado por Samuel Moreno Gordo, recientemente galardonado como una estrella Michelín.

El Molino de Alcuneza en Sigüenza (Guadalajara), un precioso Relais & Chateaux que cuenta con con un fabuloso restaurante regentado por Samuel Moreno Gordo (1 estrella Michelín).

 

Claro que, si hablamos de spa, ¡cómo perderse el Hotel Spa Palacio del Infante Don Juan Manuel en Belmonte (Cuenca)! Construido en el siglo XIV como fortaleza en Belmonte, hoy su historia y espectacular reconstrucción envuelven al viajero de una atmósfera de autenticidad y tranquilidad, donde también se puede disfrutar de piscina exterior, terraza de verano y exquisita gastronomía local.

El Hotel Spa Palacio del Infante Don Juan Manuel en Belmonte (Cuenca) ubicado en un antiguo Palacio y Convento del S.XIV espectacularmente reconstruído que cuenta también con un Spa para relajarse.

 

Señorial y elegante, el Hotel Convento del Giraldo en Cuenca,luce una atractiva fusión de opuestos en el centro de la ciudad: el duende de la historia (su edificio es del XVII) junto a la última tecnología, arquitectura original, una cuidada decoración para ofrecer al viajero calidad y calidez así como unas preciosas vistas sobre la Hoz del Huécar.

El Hotel Convento del Giraldo en Cuenca. Un hotel con mucho encanto ubicado en pleno caso histórico de Cuenca (su edificio es del XVII) y con preciosas vistas sobre la Hoz del Huécar.

 

También en pleno centro, en este caso de Toledo, se encuentra el Hotel Boutique Adolfo, un espacio exquisito para el descanso que cuenta con una ubicación única en plena Plaza Zocodover y a solo unos pasos de la bellísima catedral toledana. Y hablar de Adolfo Muñoz, su propietario, es hablar de lujo gastronómico, fantástica la experiencia de visitar su espectacular bodega y de disfrutar de su exquisita cocina en el mismo hotel o en alguno de sus restaurantes.

El Hotel Boutique Adolfo en Toledo que cuenta con una ubicación única en plena Plaza Zocodover. Fantástica la experiencia de visitar la espectacular bodega de su propietario, Adolfo Muñoz, y de disfrutar de su exquisita cocina en el mismo hotel o en alguno de sus restaurantes.

 

Por último, en San Carlos del Valle (Ciudad Real) os conquistará la Hospedería Santa Elena, conocida como “el pequeño Vaticano manchego” por la calma y serenidad que habitan en sus estancias. Es un edificio del siglo XVII donde la tradición manchega se funde con las comedidas que espera el viajero para ofrecer una experiencia única y además, fue el lugar que eligieron los Reyes de España para alojarse cuando recorrieron esta zona.

La Hospedería Santa Elena en San Carlos del Valle (Ciudad Real). Es el lugar que eligieron los Reyes de España para alojarse cuando recorrieron esta zona. Fantástico también su restaurante.

 

 

Son lugares ideales para poder visitar enclaves únicos como las Lagunas de Ruidera, Las Tablas de Daimiel o los Molinos de Consuegra y, cómo no, para deleitarse con la gastronomía única de los templos culinarios de esta región… ¡y con la cultura centenaria de nuestras ciudades históricas!

En la página web de las Hospederías de Castilla-La Mancha podréis descubrir todos los detalles de estos alojamientos únicos y enamoraros de cada uno de ellos. ¡Os aseguro que los querréis probar todos! Porque viajar es vivir experiencias y en las Hospederías de Castilla-La Mancha se vive la experiencia de sentirse única.

Viajes con personalidad y estilo en las Hospederías de Castilla-La Mancha

Para más info:
www.turismocastillalamancha.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Añadir una imagen