Málaga, una ciudad en su punto

¡Ya estoy aquí de nuevo y esta vez para recomendaros
una ciudad que me vuelve loca!

Málaga, la reina más coqueta de la costa del sol es mi siguiente destino y no es casualidad.
Su Semana Santa se ha hecho famosa porque mezcla la alegría innata de su gente con la emoción y el espectáculo que surge de la devoción. Málaga se transforma por unos días en un auténtico escenario que inunda los cinco sentidos, las procesiones, tronos, cirios, penitentes y nazarenos abarrotan las calles y el centro de la ciudad se convierte en un verdadero plató cinematográfico. No es casualidad que Picasso llevase siempre a la ciudad de sus primeros años impregnada en la retina de sus recuerdos ni que Antonio Banderas no pase un año sin regresar por estas fechas.

Además, si la experiencia de visitar una de estas procesiones es catártica no lo es menos la degustación de los manjares de una tierra que ha sido bendecida por los dioses. El buen clima, el mar, la montaña y la huerta no podrían dejar más que una cocina cuyo resultado es glorioso para la salud y el paladar.  Pescados al espeto, gazpachuelo, caldo de pinta roja, fritura de pescado o incluso sus famosísimos camperos son sólo algunos ejemplos de una ciudad, que sin embargo, está reinventado su  gastronomía a pasos agigantados adentrándose en una nueva visión de los fogones.

¡Bienvenidos a la princesa más coqueta de la costa andaluza!

El Refectorium del Campanario – Para los amantes de los nuevos fogones

El Refectorium del Campanario es un ejemplo de cómo la gastronomía se está transformando en esta ciudad que hasta ahora ha sido famosa por sus espetos, frituras y gazpachuelos. Situado a las afueras de la ciudad, sus vistas son inmejorables así como su más que sorprendente carta. Merece la pena intentar saludar y conocer a Juan Morcillo, su jefe de cocina. A pesar de su juventud son ya muchos sus años de experiencia, en especial los pasados en el restaurante de José Carlos, la única estrella Michelin de Málaga. No pasar por alto su Sachimi de Atun rojo con Sugar Snap, o la Carrillera de Ternera con Coliflor, Chanterelle y Trufa. Tampoco la Crema de Piñones con Dátiles y Caviar de Riofrío.  Todo está rico, todo es una sorpresa. Eso sí, reservad con antelación. Sus fantásticas vistas y el arte de su cocinero hacen que sea parada obligatoria para muchos así que no os arriesguéis.

El Refectorium del Campanario - Para los amantes de los nuevos fogones

Casa de Botes – Para los más clásicos.

Famoso en toda la ciudad por ser uno de esos restaurantes donde los lugareños ilustres saben comer o cenar con pedigrí, la experiencia de mesa y mantel será muy positiva. Cuentan con una cocina muy tradicional, propia de la tierra, a la que sin embargo saben dar un toque de distinción gracias a la más que inmejorable selección de materia prima. Algunos de sus impagables ejemplos, el refrescante Gazpachuelo (una sopa blanca rebajada con mayonesa), los extraordinarios arroces, los finísimos  boquerones, el caldito de “pintaroja” (sopa de pescado), porra antequerana (muy parecida al salmorejo) y como especialidad absoluta, el rubio frito, un auténtico manjar para “chuparse” literalmente los dedos.

maria_leon_02c

El Caleño – Para los más auténticos.
Si por algo es popularmente conocida la gastronomía de Málaga es por sus famosos espetos, una forma ancestral de cocinar a la parrilla los productos que el mar tenía por bien regalar a pescadores y lugareños.  Es un manjar que durante mucho tiempo sólo degustaron los pescadores y sus familias y desde mi punto de vista, el sucedáneo de las brochetas en versión marinera. Lo más sabroso, el espeto de sardinas. Y el Caleño, el lugar donde ir a tomarlas. Es un lugar muy popular, a pie de playa famoso sin embargo por ser, de entre todos los restaurantes de la costa malagueña, el que mejor materia prima trabaja. No dejar de visitar si se pasa por la ciudad, en Semana Santa, Verano o incluso… ¡Diciembre!

El Caleño – Para los más auténticos

El Balneario – Para disfutar de ese “momentito”…
Puede que no se distinga por contar con la mejor gastronomía del lugar pero desde luego “El Balneario” si cuenta con un emplazamiento de película. El edificio es un ejemplo del buen vivir que acostumbraba a llevar la burguesía de la época y desde luego una reminiscencia visual para acercarse a un pasado no tan lejano. Vivir “ese momentito”, al anochecer, con un Gin Tonic en la mano tras haber disfrutado de una cena o picoteo es más que imprescindible.

El Balneario - Para disfutar de ese “momentito

Restaurante José Carlos – Para los más gastrónomos.

Situado en el Puerto de Málaga, junto a la Plaza de la Capilla, este restaurante ha logrado colocar a la ciudad en el mapa de los lugares con Estrella Michelin, aupando su gastronomía en lo más alto del pódium. Además, premia una carrera profesional con la tradición como base del saber hacer ya que José Carlos García comenzó su carrera formándose en el restaurante de sus padres y en la Escuela de Hostelería “La Cónsula”. En el 2012 se traslada al puerto de Málaga y en muy poquito tiempo ya ha sido premiado con una estrella Michelín durante dos años consecutivos.  Hasta aquí la teoría, la práctica puede verse en las fotos de algunos de los suculentos y originales platos que prepara, con la excelente calidad de su tierra como materia prima y con la sofisticadísima técnica que le acompaña.

Restaurante José Carlos – Para los más gastrónomos

Ana Martin Salter es periodista y experta en comunicación gastronómica, además de diplomada por Epicurian Cullinary School de Los Angeles (California). Ha trabajado en numerosos medios de comunicación (TVE-1, Onda Cero Radio, La Sexta, Gomaespuma Producciones) y ha sido Directora de Comunicación del Mercado de San Miguel durante sus dos primeros años.
Actualmente es Directora de Marketing y Comunicación del Mercado de San Antón y dirige su propia agencia de Marketing, Comunicación y Relaciones Públicas, AMS AGENCIA con clientes como Panes de la City, Quesos Boffard, Los quesos de L’amelie y The Cooking School. Especializada en espacios gastronómicos y de tendencia colabora de forma habitual con la revista Yodona (Unidad Editorial) y con Hoy Corazón (Vocento); también publica la sección “Gastrosecrets” en El Blog de Maria León.

Un comentario

  1. Qué chulada de sitio!!!
    Besos.

    Gemeladas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Añadir una imagen