Un paraíso llamado Zanzíbar

Hace unas semanas se publicó el reportaje que escribí en mi sección de Viajes con Estilo de la revista Mujer Hoy, donde contaba mi experiencia de mi viaje a Zanzíbar. Para l@s que no lo pudisteis leer, aquí os dejo el link del artículo:

http://www.mujerhoy.com/hoy/viajes/maria-leon-descubre-zanzibar-825355082014.html

Y aquí tenéis el divertido vídeo que resume mi aventura, realizado por mi compañera de viaje, Mercedes Aguilar:

http://www.mujerhoy.com/moda/moda-vip/maria-leon-descubre-perla-africa-zanzibar-828717092014.html 

Y como siempre suelo hacer en mi web, aprovecho para detallaros la Agenda de Viaje de los sitios especiales a los que viajo y ampliaros el álbum de fotos, para que así descubráis más en detalle ese destino concreto.

AGENDA DE VIAJE ZANZÍBAR:

Para llegar a Zanzíbar: 

Lo hice en Turkish Airlines donde por gentileza de la compañía pude disfrutar de Business Class y, por tanto, del vip lounge de Turkish Airlines en Estambul que está considerado como uno de los mejores del mundo. El recorrido fue de Madrid a Estambul y de Estambul a Dar Es Salaam. En Dar Es Salaam hicimos una espera un tanto larga, tanto a la ida como a la vuelta (6 horas!!) porque las conexiones no suelen ser muy buenas. Esto se hace un poco largo porque, como os podéis imaginar, las condiciones del aeropuerto de la capital Tanganica no son muy sofisticadas que digamos y hay poco que hacer a altas horas de la madrugada. Eso sí, tiene wifi y gratis☺. El trayecto de Dar es Salaam a Zanzibar, conocida también con el nombre de “Isla de las Especies”, se hace en un pequeño avión que tarda unos 20 minutos.

MAría León viajando conTurkish Airlines a Zanzíbar,  donde por pudo disfrutar de la Business Class

Mi Hotel en Zanzíbar:

El hotel donde nos alojamos es lo más cercano al paraíso que todos solemos imaginarnos cuando nos hacemos una escapada. Es el único miembro de selecto grupo “Leading Hotels of the World” en Tanzania y acaba de cumplir 3 añitos ahora. Está situado aproximadamente a una hora en coche de Stone Town, la capital. Es difícil explicar con palabras como nos cuidaron. El servicio me  pareció lo más de lo más!!Era gente local, muy preparada y muy ávida (captan todos los detalles al vuelo y estaban pendientes de todo!!), con gran cultura y extremadamente cariñosos (siempre con una sonrisa!!).

El hotel donde nos alejamos, el único miembro de selecto grupo “Leading Hotels of the World” en Tanzania

El día que llegamos nos recibió Michel Fredric, el Director General del Hotel. Él es francés y antes trabajaba como chef en el Hotel The Residence Mauricio y ahora es la persona que se ocupa de toda la dirección del hotel The Residence Zanzibar. Fue encantador y nos preparó un plan de estancia exquisito!!!El nivel de detalle del hotel se eleva hasta tal punto, que tanto Mercedes, mi compañera de viaje, como yo tuvimos un percance (ella se resbaló en la piscina y yo me fastidié un dedo del pie al toparme con una roca que no vi en la playa) y en cuestión de minutos teníamos un médico atendiéndonos!!!

La villa que nos adjudicaron (Frangipani Garden Pool Villa) tenía dos habitaciones y piscina privada. Una auténtica pasada!!

La villa que nos adjudicaron (Frangipani Garden Pool Villa) tenía dos habitaciones y piscina privada. Una auténtica pasada!!

La parte gastronómica también es para darle un 10. La comida es muy sana y se crea con producto 100% natural de la isla (pescado fresco, fruta, carne, verduras…Todo comprado en el mercado del pueblo!!) con toque europeo. Las tres noches que pasamos en este paraíso (que supieron a poco!!) probamos distintas experiencias gastronómicas: Una mágica cena en la playa y durante la cual nos acompañó un grupo de música en vivo muy estilo Zanzíbar. Otro día disfrutamos de un buffet espectacular, típico africano, en el salón principal y otro día nos sirvieron una cena personalizada en nuestra propia villa con un plato que habíamos cocinado nosotras mismas (pescado al curry) y que aprendimos a hacerlo durante las clases de cocina que nos impartió el Chef Denis Jean Jacques en el precioso embarcadero.

Una mágica cena en la playa y durante la cual nos acompañó un grupo de música en vivo muy estilo Zanzíbar.

El hotel, además, contaba con gimnasio estupendo que me permitió seguir con mis entrenamientos diarios. Por otro lado, tenían un espectacular SPA en el que se hacían tratamientos de belleza con los productos de CARITA, que son muy top. Tuvimos la suerte de poder disfrutar de un masaje, exclusivo del SPA de este hotel, basado en la técnica de OhaShiatsu creada por el japonés Wataru Ohashi en 1974. Esta técnica no funciona con presiones, sino con gravedad y a través de ella se consigue eliminar stress y las tensiones para dejar que la energía fluya.

María León recibiendo un masaje, exclusivo del SPA de este hotel, basado en la técnica de OhaShiatsu creada por el japonés Wataru Ohashi en 1974.

Otros planes geniales que se pueden hacer en el hotel son todo tipo de deportes acuáticos, disfrutar de la fantástica piscina, dar paseos por los alrededores del lugar donde te encuentras a gente local amorosa con la que puedes conversar largo y tendido sobre cosas interesantísimas y como no…Disfrutar de unas inolvidables puestas de sol!!

María León disfrutando de las actividades del hotel y de las persona de la zona de alrededor

En el siguiente capítulo os contaré sobre mi visita
a Stone Town, capital de Zanzíbar…No os lo perdáis!!!

4 Comentarios

  1. Que maravilla!!! Preciosas fotos, un abrazo 😉

  2. Cristina ha dicho:

    Me encantan tus viajes y las ideas que nos das y lo que mas me gusta es el partido tan fantástico que sacas a todas tus experiencias y como las cuentas…deseando ya seguir el siguiente capítulo!!

  3. Una experiencia única!
    Besos.

    Gemeladas

  4. Vanesa ha dicho:

    Que belleza!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Añadir una imagen