Un viaje en el tiempo en Irlanda

Hace unas semanas decidí poner rumbo a tierras irlandesas (que tonalidades verdes tan distintivas y maravillosas tienen!!) las cuales no pisaba desde hacía 26 años, cuando mis padres me mandaban cada mes de Julio allí a aprender inglés.

Hace unas semanas decidí poner rumbo a tierras irlandesas (que tonalidades verdes tan distintivas y maravillosas tienen!!) las cuales no pisaba desde hacía 26 años, cuando mis padres me mandaban cada mes de Julio allí a aprender inglés.

Lo que me movió a hacer este viaje fue, precisamente, reencontrarme con mi familia irlandesa de la que guardaba recuerdos maravillosos. Ellos vivían en las afueras de la ciudad de Cork, en mitad del campo, y allí que me fui, recordando tan solo el nombre de mis queridos “padres adoptivos” y el área donde vivían, ni siquiera la dirección exacta!!Que locura!!

Mi experiencia comenzó en Dublín, una ciudad que me sorprendió gratamente por su elegante estética (su arquitectura es típica georgiana) y la buena energía que transmite por el gran encanto de su gente y porque hay música en vivo cada esquina, ya sea en sus animados pubs o en la misma calle donde tocan chicos con gran talento.

Mi experiencia comenzó en Dublín, una ciudad que me sorprendió gratamente por su elegante estética (su arquitectura es típica georgiana) y la buena energía que transmite por el gran encanto de su gente y porque hay música en vivo cada esquina, ya sea en sus animados pubs o en la misma calle donde tocan chicos con gran talento.

Mi noche en Dublín tuve la suerte de pasarla en un lugar único, Kildare Street and University Club, un club muy exclusivo con una localización céntrica inmejorable frente al parque  St. Stephens Green creado en 1663. En este lugar es donde solía alojarse Winston Churchill cuando visitaba la ciudad y aún conserva la esencia de la época no sólo por su clásica decoración sino por la presencia de sus elegantes miembros que parecen sacados de una película.

 

Mi noche en Dublín tuve la suerte de pasarla en un lugar único, Kildare Street and University Club, un club muy exclusivo con una localización céntrica inmejorable frente al parque  St. Stephens Green creado en 1663. En este lugar es donde solía alojarse Winston Churchill cuando visitaba la ciudad y aún conserva la esencia de la época no sólo por su clásica decoración sino por la presencia de sus elegantes miembros que parecen sacados de una p

Si tuviera que recomendaros algún otro alojamiento de categoría, os diría que el fantástico Hotel Intercontinental de Dublín o The Shelbourne, un clásico de la ciudad que fue creado en 1824 y donde se han alojado personalidades importantes cuando han visitado la ciudad, como JFK y Grace Kelly, entre otros. Muy divertido el plan de tomar una copa en su bar!!

 

Si tuviera que recomendaros algún otro alojamiento de categoría, os diría que el fantástico Hotel Intercontinental de Dublín o The Shelbourne, un clásico de la ciudad que fue creado en 1824 y donde se han alojado personalidades importantes cuando han visitado la ciudad, como JFK y Grace Kelly, entre otros. Muy divertido el plan de tomar una copa en su bar!!

De Dublín destacaría, como os comentaba anteriormente, su entretenido ambiente del que podréis disfrutar en algunos de sus cientos de pubs. A mí me encantó The Temple Bar que cuenta con un planning estupendo de actuaciones en vivo.

De Dublín destacaría, como os comentaba anteriormente, su entretenido ambiente del que podréis disfrutar en algunos de sus cientos de pubs. A mí me encantó The Temple Bar que cuenta con un planning estupendo de actuaciones en vivo.

Si os apetece hacer shopping en la ciudad, nada como pasearos por sus concurridas calles comerciales como Grafton Street donde encontraréis Brown Thomas (www.brownthomas.com), unos famosos almacenes que existen desde 1848 y que cuentan con una fabulosa cenes con una fabulosas ce Kelly, entre otros.a sseleccies como Grafton Street donde encontrarndo estrdos maravillosos dey original selección de ropa, accesorios y artículos de cosmética y tecnología, además de con su propio restaurante y cafetería muy recomendables para tomar un piscolabis. Otros restaurantes para una comida informal que probé en la ciudad y que os recomendaría también son SMS Café y Luna.

Si os apetece hacer shopping en la ciudad, nada como pasearos por sus concurridas calles comerciales como Grafton Street donde encontraréis Brown Thomas (www.brownthomas.com), unos famosos almacenes que existen desde 1848 y que cuentan con una fabulosa cenes con una fabulosas ce Kelly, entre otros.a sseleccies como Grafton Street donde encontrarndo estrdos maravillosos dey original selección de ropa, accesorios y artículos de cosmética y tecnología, además de con su propio restaurante y cafetería muy recomendables para tomar un piscolabis. Otros restaurantes para una comida informal que probé en la ciudad y que os recomendaría también son SMS Café y Luna.

Ahhh y en relación al shopping, no podéis iros de Irlanda sin uno de sus típicos y calentitos jerseys de lana. Me gustaron mucho los de la marca Aran Sweater Market. Y otra firma irlandesa  que me chifla fue Avoca que destaca por sus coloridas mantas y bufandas.

Ahhh y en relación al shopping, no podéis iros de Irlanda sin uno de sus típicos y calentitos jerseys de lana. Me gustaron mucho los de la marca Aran Sweater Market. Y otra firma irlandesa  que me chifla fue Avoca que destaca por sus coloridas mantas y bufandas.

Y después de mi cortita experiencia en Dublín, puse rumbo a Cork, un viaje de unas 3 horas en coche. La primera parte del recorrido la hice por la costa para poder conocer Sandycove en el área de Dalkey (un pueblo con mucho encanto!!) donde se encuentra Forty Foot, un lugar muy popular donde muchos irlandeses se lanzan a nadar en las aguas gélidas!!Muy cerca se puede visualizar la deshabitada isla de Dalkey y no muy lejos zona se encuentra también Killiney Hall donde hay espectaculares casas con vistas al mar irlandés, entre otras, las de los cantantes Bono y Enya. Por allí también merece una visita Victoria Hill, un parque ideal para dar un paseo y tomar algo en su cafetería donde preparan un café y sándwiches deliciosos.

Y después de mi cortita experiencia en Dublín, puse rumbo a Cork, un viaje de unas 3 horas en coche. La primera parte del recorrido la hice por la costa para poder conocer Sandycove en el área de Dalkey (un pueblo con mucho encanto!!) donde se encuentra Forty Foot, un lugar muy popular donde muchos irlandeses se lanzan a nadar en las aguas gélidas!!Muy cerca se puede visualizar la deshabitada isla de Dalkey y no muy lejos zona se encuentra también Killiney Hall donde hay espectaculares casas con vistas al mar irlandés, entre otras, las de los cantantes Bono y Enya. Por allí también merece una visita Victoria Hill, un parque ideal para dar un paseo y tomar algo en su cafetería donde preparan un café y sándwiches deliciosos.

Y ya en Cork y después de pasar por la emoción de reencontrarme con mi familia irlandesa después de tanto tiempo sin verles, continué hasta Mallow, a unos 30 Km., para llegar a Longueville House, uno de los hoteles boutique más especiales en los que me he alojado en toda mi vida, sobre todo, porque el trato tan personal y cariñoso de sus dueños, la familia O´callaghan, te hacía sentir como en tu propia casa de campo. Cuentan con 20 habitaciones y un servicio gastronómico formidable con productos de su propia huerta. Allí se puede disfrutar de  la magia del campo irlandés en su plena esencia. Espero poder volver pronto algún día!!

Y ya en Cork y después de pasar por la emoción de reencontrarme con mi familia irlandesa después de tanto tiempo sin verles, continué hasta Mallow, a unos 30 Km., para llegar a Longueville House, uno de los hoteles boutique más especiales en los que me he alojado en toda mi vida, sobre todo, porque el trato tan personal y cariñoso de sus dueños, la familia O´callaghan, te hacía sentir como en tu propia casa de campo. Cuentan con 20 habitaciones y un servicio gastronómico formidable con productos de su propia huerta. Allí se puede disfrutar de  la magia del campo irlandés en su plena esencia. Espero poder volver pronto algún día!!

Y la última parte de mi fantástica experiencia en Irlanda (que se me hizo cortísima, por cierto!!) fue en los pueblos de Cashel y Kilkenny donde se pueden visitar espectaculares castillos de la época medieval.

Y la última parte de mi fantástica experiencia en Irlanda (que se me hizo cortísima, por cierto!!) fue en los pueblos de Cashel y Kilkenny donde se pueden visitar espectaculares castillos de la época medieval.

Para más información:
www.turismodeirlanda.com

6 Comentarios

  1. Ohhhh qué maravilla, unos sitios y paisajes increíbles. Me alegro que lo hayas disfrutado tanto.
    Besos.

    Gemeladas

  2. María, siempre es un placer descubrir rincones del mundo a través de tus viajes y vivencias. Pareciera como si hubiéramos estado allí.
    Saludos
    Manuel

  3. Que bonito!!! Me encanta Irlanda y tus fotos reflejan esa esencia especial que tiene el país.
    No sé si es correcto preguntarte algo directamente……..Me gustaría saber si has estado en Canada y que me dijeras un par de cositas sobre el país….
    Un besito

  4. Me ha encantado el post, enhorabuena!!!

    Saludos desde León (España)!!!
    BLOG – Top10Listas.com: http://www.top10listas.com
    Instagram: https://www.instagram.com/disfrutandoatopedelavida/
    Facebook: https://www.facebook.com/top10listas
    Twitter: @top10listas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Añadir una imagen