Escapada a Marrakech, una experiencia multisensorial

Desde hace unos años, cada mes de Septiembre vuelvo a Marrakech para asistir a PURE Life Experiences, una de las ferias de viajes y experiencias de lujo más exclusivas del mundo.

Escapada a Marrakech, una experiencia multisensorial

Muchos de vosotr@s me habéis reclamado ya en muchas ocasiones una guía de mis recomendaciones favoritas sobre esta cosmopolita ciudad, la más importante de Marruecos y refugio favorito de muchas celebridades que han conseguido ponerlo muy de moda entre los viajeros elitistas. No me extraña que ellos hayan hecho de Marrakech el lugar para crear su otro hogar, como lo hizo en su día el diseñador Yves Saint Laurent (aún hoy podéis visitar los Jardines de Majorelle, en su casa marroquí, y el recién estrenado museo dedicado a él) y actualmente el futbolista Zidane, la Top Model Naomi Campbell o el expresidente francés Sarkozy, entre otros muchos.

 

Muchos de vosotr@s me habéis reclamado ya en muchas ocasiones una guía de mis recomendaciones favoritas sobre esta cosmopolita ciudad, la más importante de Marruecos y refugio favorito de muchas celebridades que han conseguido ponerlo muy de moda entre los viajeros elitistas. No me extraña que ellos hayan hecho de Marrakech el lugar para crear su otro hogar, como lo hizo en su día el diseñador Yves Saint Laurent (aún hoy podéis visitar los Jardines de Majorelle, en su casa marroquí, y el recién estrenado museo dedicado a él) y actualmente el futbolista Zidane, la Top Model Naomi Campbell o el expresidente francés Sarkozy, entre otros muchos.

Yo no sé vosotros pero en las situaciones de stress, a mi lo que me suele relajar es dedicar un ratito a soñar con algún destino exótico, pero generalmente suelen ser demasiado inalcanzables. Por eso, Marrakech es una opción fantástica para disfrutar de viaje cortito en el tiempo pero repleto de sensaciones y al alcance de todos.

Ya he pisado territorio marroquí varias veces y volver me hace revivir el hechizo que sentí por primera vez por esta urbe tan cosmopolita y con tanto sabor. Para mí, Marrakech es la ciudad de los sentidos: Los tonos terracota de la ciudad y los vivos colores de su artesanía enamoran la vista; el oído se inspira con la peculiar llamada al rezo, que identifica por completo a la ciudad; el gusto se puede deleitar con el pan con aceite de argán, el característico cordero o un tajin de pollo al limón con cous cous o la Pastela (un hojaldre delicioso hecho con carne de tórtola, almendras, huevo y canela que para mi representa el sabor de esta atractiva ciudad); el olfato se enciende con el aroma a azahar de la ciudad y sus perfumes y aceites esenciales; y el tacto se renueva con las experiencias únicas de los hammam, en especial el del Hotel La Mamounia, del que más adelante os hablaré.

Ya he pisado territorio marroquí varias veces y volver me hace revivir el hechizo que sentí por primera vez por esta urbe tan cosmopolita y con tanto sabor. Para mí, Marrakech es la ciudad de los sentidos: Los tonos terracota de la ciudad y los vivos colores de su artesanía enamoran la vista; el oído se inspira con la peculiar llamada al rezo, que identifica por completo a la ciudad; el gusto se puede deleitar con el pan con aceite de argán, el característico cordero o un tajin de pollo al limón con cous cous o la Pastela (un hojaldre delicioso hecho con carne de tórtola, almendras, huevo y canela que para mi representa el sabor de esta atractiva ciudad); el olfato se enciende con el aroma a azahar de la ciudad y sus perfumes y aceites esenciales; y el tacto se renueva con las experiencias únicas de los hammam, en especial el del Hotel La Mamounia, del que más adelante os hablaré.

Y todo ello, como os decía al principio, lo tenéis a dos horas y media de Madrid, con un vuelo diario de Iberia. Así que abrochaos los cinturones… ¡que despegamos!

Siempre que llego al aeropuerto de Marrakech y elijo el Hotel La Mamounia para alojarme, me espera una persona enviada por el hotel para agilizar el paso por inmigración y ocuparse de la recogida de maletas… ¡esto si que es un verdadero lujo!

Siempre que llego al aeropuerto de Marrakech y elijo el Hotel La Mamounia para alojarme, me espera una persona enviada por el hotel para agilizar el paso por inmigración y ocuparse de la recogida de maletas… ¡esto si que es un verdadero lujo!

Claro que hablamos de un hotel muy exclusivo, con fuertes medidas de seguridad. Por ello es uno de los alojamientos preferidos por personalidades de todo el mundo (de hecho, allí han celebrado su boda Guardiola o Poppy Delevigne y se han alojado desde Churchill hasta Hitchcock, pasando por los Rolling Stones o Clinton).

Claro que hablamos de un hotel muy exclusivo, con fuertes medidas de seguridad. Por ello es uno de los alojamientos preferidos por personalidades de todo el mundo (de hecho, allí han celebrado su boda Guardiola o Poppy Delevigne y se han alojado desde Churchill hasta Hitchcock, pasando por los Rolling Stones o Clinton).

El hotel fue un regalo del rey Moulay Abdellah a su hijo Moulay Mamoun en el siglo XVIII (de ahí su nombre). Entonces eran solo unos jardines que hoy se han convertido en un auténtico vergel con árboles frutales, olivos centenarios, flores ricas en fragancias… ocho hectáreas que hacen de La Mamounia un verdadero paraíso.

El hotel fue un regalo del rey Moulay Abdellah a su hijo Moulay Mamoun en el siglo XVIII (de ahí su nombre). Entonces eran solo unos jardines que hoy se han convertido en un auténtico vergel con árboles frutales, olivos centenarios, flores ricas en fragancias… ocho hectáreas que hacen de La Mamounia un verdadero paraíso.

La Mamounia abrió sus puertas como hotel en 1923. Desde entonces solo ha cerrado tres años entre 2006 y 2009 para redecorarlo y transformar sus antiguas 50 habitaciones en 209. El famoso interiorista francés Jacques Garcia ha firmado la redecoración, en la que ha utilizado cuatro elementos muy característicos de la arquitectura andalusí: azulejos, mármol, yeso y madera. A todo eso unidle una tenue luz de interiores… ¡y tendréis una atmósfera 100% sugerente!

La Mamounia abrió sus puertas como hotel en 1923. Desde entonces solo ha cerrado tres años entre 2006 y 2009 para redecorarlo y transformar sus antiguas 50 habitaciones en 209. El famoso interiorista francés Jacques Garcia ha firmado la redecoración, en la que ha utilizado cuatro elementos muy característicos de la arquitectura andalusí: azulejos, mármol, yeso y madera. A todo eso unidle una tenue luz de interiores… ¡y tendréis una atmósfera 100% sugerente!

Nada más llegar te reciben con la bienvenida tradicional de Marruecos: leche de almendra con agua de azahar y dátiles. Enseguida te acompañan a tu habitación, una suite con terraza con vistas a los jardines. Y de ahí hay que conocer los mil y un detalles del hotel: tres riads con piscina y patios, cinco bares, cuatro restaurantes (marroquí, francés, italiano y uno más en el que se disfruta de un magnífico brunch dominical), un gimnasio rodeado por naranjos y palmeras, piscina interior climatizada con ozono y dos hammams tradicionales, entre otros servicios exclusivos.

Nada más llegar te reciben con la bienvenida tradicional de Marruecos: leche de almendra con agua de azahar y dátiles. Enseguida te acompañan a tu habitación, una suite con terraza con vistas a los jardines. Y de ahí hay que conocer los mil y un detalles del hotel: tres riads con piscina y patios, cinco bares, cuatro restaurantes (marroquí, francés, italiano y uno más en el que se disfruta de un magnífico brunch dominical), un gimnasio rodeado por naranjos y palmeras, piscina interior climatizada con ozono y dos hammams tradicionales, entre otros servicios exclusivos.

Un aspecto que para mí convierte a La Mamounia en mucho más que un alojamiento de lujo es que promueve numerosas acciones culturales: alberga exposiciones temporales y hasta organizan un premio literario… ¡de 18.000 euros para quien gane!

Un aspecto que para mí convierte a La Mamounia en mucho más que un alojamiento de lujo es que promueve numerosas acciones culturales: alberga exposiciones temporales y hasta organizan un premio literario… ¡de 18.000 euros para quien gane!

 

Para experiencia especial, recomiendo el desayuno en la habitación, que representa lo que para mí significa el verdadero lujo: exclusividad, privacidad, atención personalizada y mil detalles que hacen que te sientas única.

Para experiencia especial, recomiendo el desayuno en la habitación, que representa lo que para mí significa el verdadero lujo: exclusividad, privacidad, atención personalizada y mil detalles que hacen que te sientas única.

Aunque cuando estás en La Mamounia solo te apetece perderte entre los mil rincones de su paraíso, resulta imperdonable no dar un paseo por La Medina, así que nos adentramos en los secretos de Marrakech de la mano de una visita guiada organizada por el propio hotel.

Aunque cuando estás en La Mamounia solo te apetece perderte entre los mil rincones de su paraíso, resulta imperdonable no dar un paseo por La Medina, así que nos adentramos en los secretos de Marrakech de la mano de una visita guiada organizada por el propio hotel.

Cada esquina tiene una historia propia, como el minarete de la mezquita de Koutubia, rematado con tres bolas de oro creadas con las joyas fundidas de una princesa que redimió así su pecado de no haber ayunado en Ramadán; la calle de las siete vueltas (la primera de Marrakech, construida en el siglo XI); la Madrassa Ben Yusef, una escuela coránica de la Edad Media de estilo morisco con artesonados en relieve que simbolizan la esperanza; o la Jemma El-Fna, punto de encuentro de los habitantes de la ciudad, donde encuentras comida típica marroquí, plantas medicinales, artesanía… y un verdadero ir y venir de gente que convierte esta plaza en el corazón de Marrakech, declarada Patrimonio de la Humanidad en el 2001 por la UNESCO. Allí me encanta tomar, al atardecer, un té moruno en el Café Francés, un establecimiento mítico donde se reúnen los intelectuales bohemios de la ciudad.

 

Cada esquina tiene una historia propia, como el minarete de la mezquita de Koutubia, rematado con tres bolas de oro creadas con las joyas fundidas de una princesa que redimió así su pecado de no haber ayunado en Ramadán; la calle de las siete vueltas (la primera de Marrakech, construida en el siglo XI); la Madrassa Ben Yusef, una escuela coránica de la Edad Media de estilo morisco con artesonados en relieve que simbolizan la esperanza; o la Jemma El-Fna, punto de encuentro de los habitantes de la ciudad, donde encuentras comida típica marroquí, plantas medicinales, artesanía... y un verdadero ir y venir de gente que convierte esta plaza en el corazón de Marrakech, declarada Patrimonio de la Humanidad en el 2001 por la UNESCO. Allí me encanta tomar, al atardecer, un té moruno en el Café Francés, un establecimiento mítico donde se reúnen los intelectuales bohemios de la ciudad.

Dos curiosidades: en Marrakech os encontraréis infinidad de gatos (porque los habitantes de La Medina creen que los perros asustan a los ángeles cuando ladran) y no dejaréis de ver por todas partes la famosa mano de Fátima, que según la cultura musulmana cura dolencias y previene del mal de ojo.

Dos curiosidades: en Marrakech os encontraréis infinidad de gatos (porque los habitantes de La Medina creen que los perros asustan a los ángeles cuando ladran) y no dejaréis de ver por todas partes la famosa mano de Fátima, que según la cultura musulmana cura dolencias y previene del mal de ojo.

 

Los puntos claves de mi ruta de shopping en Marrakech son: Primero, la Maison du Kaftan… ¡casi me desmayo al ver todos esos maravillosos caftanes confeccionados a mano! Los de terciopelo con detalles de pasamanería son, definitivamente, mi perdición. Para los amantes del arte, vuestro rincón será el anticuario Treso de Milles et Une Nuit: piezas con historia y refinamiento y esencia árabe o prendas de ropa antigua son los must de este establecimiento emblemático de Marruecos. Y, por supuesto, no dejéis de visitar la herboristería La Sagesse: allí compro aceites esenciales de azahar (imprescindibles para combatir el estrés y mejorar el sueño) y de rosa, para evitar las ojeras. La Boutique Souk, un Concept Store situada en el Riad El Fenn, tampoco os la podéis perder, además, los dueños se encargan de organizar los eventos con más estilo de toda la ciudad. También os recomiendo poner un ojo en Marrakshi Like, una firma de ropa creada con preciosos tejidos marroquíes hechos a mano y en Akbar Delights otra firma de ropa y accesorios con mucho estilo cuyas tiendas se encuentran a la entrada de La Medina y otra en La Mamounia.

Maison du Caftan

Maison du Caftan

Treso de Milles et Une Nuit

Treso de Milles et Une Nuit

La Sagesse

La Sagesse

Boutique Souk

Boutique Souk

Boutique Souk

Marrakshi Like

Marrakshi Like

Akbar Delights

Akbar Delights

En la Medina os recomiendo para almorzar el Cafe Arabe donde se puede disfrutar de un menú típico marroquí, aderezado con ciertos toques occidentales, al igual que en Nomad, que es otro restaurante muy recomendable desde el que se puede disfrutar de preciosas vistas de la ciudad.

En la Medina os recomiendo para almorzar el Cafe Arabe donde se puede disfrutar de un menú típico marroquí, aderezado con ciertos toques occidentales, al igual que en Nomad, que es otro restaurante muy recomendable desde el que se puede disfrutar de preciosas vistas de la ciudad.

Para vivir una experiencia sensorial y de bienestar en toda regla, os recomiendo el Hammam de La Mamounia. Comienzas el tratamiento en un baño de vapor para abrir los poros y después llega el ritual de exfoliación y barro. Unos minutos para que actúe, una ducha… ¡y la piel queda como el terciopelo! Y para terminar, nada como un masaje a base de aceites esenciales muy relajantes y… ¡adiós estrés!

Para vivir una experiencia sensorial y de bienestar en toda regla, os recomiendo el Hammam de La Mamounia. Comienzas el tratamiento en un baño de vapor para abrir los poros y después llega el ritual de exfoliación y barro. Unos minutos para que actúe, una ducha… ¡y la piel queda como el terciopelo! Y para terminar, nada como un masaje a base de aceites esenciales muy relajantes y… ¡adiós estrés!

Y para experiencia gastronómica típica de Marruecos, os recomiendo cenar en el restaurante marroquí de La Mamounia, donde podréis probar la deliciosa Pastilla de la que os hablaba al principio y un cordero riquísimo que se cocina a fuego lento durante horas y horas y por eso hay que solicitarlo con un día de antelación.

Y para experiencia gastronómica típica de Marruecos, os recomiendo cenar en el restaurante marroquí de La Mamounia, donde podréis probar la deliciosa Pastilla de la que os hablaba al principio y un cordero riquísimo que se cocina a fuego lento durante horas y horas y por eso hay que solicitarlo con un día de antelación.

 

RESUMEN DE AGENDA DE VIAJE

Como llegar:

IBERIA cuenta, entre semana, con un vuelo directo y diario a esta ciudad desde Madrid y los fines de semana hay uno adicional.

IBERIA cuenta, entre semana, con un vuelo directo y diario a esta ciudad desde Madrid y los fines de semana hay uno adicional.

Donde alojarte:

Para vivir una experiencia de lujo inolvidable nada como La Mamounia, un hotel que te hará despertar tus cinco sentidos.

El Fenn, uno de los riads de lujo del momento situado en el centro de la ciudad.

Para vivir una experiencia de lujo inolvidable nada como La Mamounia, un hotel que te hará despertar tus cinco sentidos. El Fenn, uno de los riads de lujo del momento situado en el centro de la ciudad.

Para una experiencia auténtica y más al alcance de todos, el Riad Abracadabra, situado también en pleno centro de la ciudad, es otra buena opción.

Para una experiencia auténtica y más al alcance de todos, el Riad Abracadabra, situado también en pleno centro de la ciudad, es otra buena opción.

Visitas obligadas:

Jemma El-Fna (punto de encuentro de los habitantes de la ciudad, al atardecer tiene el mejor ambiente), Mezquita Koutubia (su alminar sirvió de inspiración para la Giralda de Sevilla y la torre de Rabat), Jardines de Majorelle (son los de la casa del diseñador Yves Saint Laurent diseñados por Jacques Majorelle), la Madrassa Ben Yusef (escuela coránica de la Edad Media de estilo morisco que cuenta con preciosos azulejos, lugar ideal para tomar buenas fotos).

Shopping en Marrakech:

MODA. La Maison du Kaftan (Rue Sidi el Yamani en La Medina) donde encontraréis maravillosos caftanes de diferentes tejidos y cortes para elegir al igual que en la tienda Lourika Caftan; Norya Ayron que diseña unos caftanes muy originales y estilosos; Marrakshi Like, una firma de ropa creada con preciosos tejidos marroquíes hechos a mano, Akbar Delights otra firma de ropa y accesorios con mucho estilo cuya tienda se encuentra a la entrada de La Medina y en La Mamounia.

Lourika Caftan

Lourika Caftan

Norya Ayron

Norya Ayron

ESTILO. Boutique Souk, un Concept Store donde encontraréis los artículos de moda, arte, deco y gastronomía con más estilo. Sus propietarios, además, organizan rutas con estilo por la ciudad y los eventos más especiales.

ARTE. Anticuario Treso de Milles et Une Nuit repleto de piezas con historia y muy refinadas con esencia árabe.

HERBORISTERIA. La Sagesse donde podrás comprar todo tipo de aceites esenciales, infusiones y productos mágicos para la salud, bienestar y estética.

Direcciones gastro:

Cafe Arabe en la Medina es el lugar ideal para un almuerzo ligero de cocina marroquí con toque occidental.

Cafe Arabe en la Medina es el lugar ideal para un almuerzo ligero de cocina marroquí con toque occidental.

Grand Café de la Poste, es una institución en Marrakech y al que suele acudir siempre el expresidente de Francia Sarkozy.

El Café Francés, situado en la plaza Jemma-El Fna, donde me gusta tomarme un té moruno a la hora del atardecer para disfrutar de la gran vista desde su terraza.

Para una experiencia gastronómica típica de Marruecos y probar el mejor cordero o tajín de pollo al limón, nada como el restaurante marroquí de La Mamounia.

Nomad, es otro restaurante muy recomendable desde el que se pueden disfrutar de preciosas vistas de la ciudad.

Palais Jad Mahal para una cena especial. Es un sitio ideal también para disfrutar de una copa después porque hay un divertido ambiente.

Palais Jad Mahal para una cena especial. Es un sitio ideal también para disfrutar de una copa después porque hay un divertido ambiente.

Al Baraka, otro restaurante muy recomendable para disfrutar de las tradiciones de Marrakech.

Al Baraka, otro restaurante muy recomendable para disfrutar de las tradiciones de Marrakech.

Para la época de verano, recomiendo el Restaurante Le Jardin en Royal Mansour para disfrutar de un agradable día de piscina y un almuerzo saludable con los productos de la zona.

Para la época de verano, recomiendo el Restaurante Le Jardin en Royal Mansour para disfrutar de un agradable día de piscina y un almuerzo saludable con los productos de la zona.

Experiencias especiales:

– Una excursión para hacer trekking por las espectaculares montañas del Atlas comenzando desde Amlil (1 hora y media en coche desde Marrakech). Tenéis la opción de ir a pasar la noche allí el día anterior o salir el mismo día desde muy pronto por la mañana (7 A.M es mi recomendación) parando a desayunar en el camino en el Villa De L´Atlas de Asni, un auténtico albergue marroquí donde su dueño Adbul Ramoun os cuidará con mucho cariño. Para dormir os recomiendo la Casa de Huéspedes Kasbah du Toubkal, ellos mismos se encargan de organizar el mejor tour de trekking. Ésta es una actividad apta para los que seáis deportistas porque tiene su parte física dura.

Una excursión para hacer trekking por las espectaculares montañas del Atlas comenzando desde Amlil (1 hora y media en coche desde Marrakech). Tenéis la opción de ir a pasar la noche allí el día anterior o salir el mismo día desde muy pronto por la mañana (7 A.M es mi recomendación) parando a desayunar en el camino en el Villa De L´Atlas de Asni, un auténtico albergue marroquí donde su dueño Adbul Ramoun os cuidará con mucho cariño. Para dormir os recomiendo la Casa de Huéspedes Kasbah du Toubkal, ellos mismos se encargan de organizar el mejor tour de trekking. Ésta es una actividad apta para los que seáis deportistas porque tiene su parte física dura.

 

– Si sois de descubrir algunas de los proyectos solidarios que se desarrollan en diferentes lugares, os recomiendo que en Imlil vayáis a visitar el colegio interno de chicas que gestiona la Fundación RIM (Relais Instruction Education Maric) creada por la marroquí Wafa Squali en el 2009 para que niñas, cuyas familias viven en áreas rurales poco accesibles y con pocos medios económicos, puedan recibir una buena educación. El Hotel Royal Mansour, cuya propiedad es del Rey de Marruecos, destina para de sus beneficios a mantener este proyecto.

Si sois de descubrir algunas de los proyectos solidarios que se desarrollan en diferentes lugares, os recomiendo que en Imlil vayáis a visitar el colegio interno de chicas que gestiona la Fundación RIM (Relais Instruction Education Maric) creada por la marroquí Wafa Squali en el 2009 para que niñas, cuyas familias viven en áreas rurales poco accesibles y con pocos medios económicos, puedan recibir una buena educación. El Hotel Royal Mansour, cuya propiedad es del Rey de Marruecos, destina para de sus beneficios a mantener este proyecto.

– Un divertido paseo por la ciudad en sidecar organizado por Marrakech Insiders.

Un divertido paseo por la ciudad en sidecar organizado por Marrakech Insiders.

– Dar un paseo en camello por El Palmeral.

Dar un paseo a camello por El Palmeral.

– Organizar una exclusiva cena en el desierto

Organizar una exclusiva cena en el desierto

– Excursión a Esauira, un pueblecito de pescadores con mucho encanto, destino ideal para los amantes del surf y kitesurf y donde encontraréis preciosa artesanía.

Excursión a Esauira, un pueblecito de pescadores con mucho encanto, destino ideal para los amantes del surf y kitesurf y donde encontraréis preciosa artesanía.

Agradecimientos:

www.purelifeexperiences.com

www.mamounia.com

Un comentario

  1. Un entorno simplemente maravilloso qué gozada poder disfrutar de un sitio así.
    Besos.

    Gemeladas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Añadir una imagen